Monday, August 11, 2008

La ley de los zapatos rotos


Hace algún tiempo, caminando por un sitio desconocido y hostil apretando el paso se me rompe un tacón al pisar una grieta en el pavimento. En medio de la nada aparece un apuesto caballero y auxilia a esta todo menos que damicela en apuros.


Años antes, una mañana me levanto sin ninguna expectativa a asistir a un evento académico. Se me rompe el zapato, pero como voy tarde decido no regresar a casa. Y sin saber, sin esperarlo me dan un premio al mérito académico.


Años después tomo un avión hacia lugares desconocidos, armada con mi zapatos fieles que regresan de batalla llenos de memorias y también con las suelas despegadas.


Una tarde de trabajo después de un día en la obra veo mis zapatos que están por descocerse, pero ahora sé que algo interesante está por venir. Lo siento en los pies, y no me equivoco me está esperando un cuarteto de cuerdas, y un piano con música de cielo, todo esto en primera fila y claro con el zapato roto.

1 comment:

ljvm said...

te aventaste con el comentario que dejaste en mi blog!!! :) y estoy totalmente de acuerdo contigo jiji

ahí me cuentas qué te trajeron estos zapatos ahora ;)

un abrazo

LJVM