Sunday, March 18, 2007

No good deed goes unpunished


Por alguna extraña razón las causas y efectos de los actos cotidianos, no siempre tienen la simple y lógica reacción deseada. En las relaciones interpersonales es un hecho que no existen ciencias exactas, aún en lo que se cree mas previsibles se pueden desencadenar reacciones de lo más inesperadas. Claro que si todo fuera medible, exacto y predecible, sería aburridísimo.

Siempre se dice que hay que dar sin esperar nada a cambio, eso es una mentira. hay que dar, consientes de que incluso podemos recibir algo desagradable a cambio, si aún consientes de esto, creemos que queremos o debemos hacerlo así. Pues vale la pena tomar el riesgo.

Siempre lo he dicho: Dios tiene un extraño sentido de humor, medio negro he de decir. Pero al mismo tiempo creo en eso que algunos llaman karma, en el orden de las cosas, o bien la implacable justicia divina. Por lo tanto creo que al final todo se regresa, todo cae por su propio peso. Entropía social le llamo yo, todo se equilibra y se ajusta, aún cuando esos ajustes son casi imperceptibles y casi nunca inmediatos.

Dicen que quien nace para redentor termina crucificado, así que ni modo no se puede ir por la vida remendando lo iremendable y componiendo lo que nunca funcionó. A veces vale la pena hacer el intento, otras se termina apaleado y decepcionado, en fin, de eso se trata la vida, ensayo y error, es mi reflexión científica del día de hoy. Habrá que esperar a que las cosas hagan efecto, lásima que no sean como las sopas instantaneas, 2 min. en el micro y taraaan.!

1 comment:

ljvm said...

hola Maru!!! nomás saludandooo, me encanta tu blog, queremos más! :)
lv